viernes, 1 de abril de 2016

Abril y Viernes de arte

Ya nuevo mes!! Abril después de un Marzo lleno de actividades, mucho trabajo de taller y algunas escapadas al mar... amo el mar.
En una de esas escapadas al mar y gracias al feo clima que tocóoo, (en cualquier momento pido revancha) fui a visitar el Museo Ralli en Punta del Este, una joya escondida en un barrio residencial que conocí hace mas de 25 años y mucha gente desconoce. Fui con ganas de volver a ver esas telas gigantes de Max Ernst, Miró, Chagall y con sorpresa descubrí no solo que no estaban sino que hay tres Museos Ralli mas, uno en Chile, otro en Israel y otro en España.


El museo está sostenido por una Fundación Ralli, la entrada es gratis y te recibe una gran escultura de Dalí.  Está pensado para el deleite de cualquiera, el que entiende y el que no tanto, todo está mostrado y cuidado para disfrutar la visita. Tiene una sorpresiva colección de Arte Latinoamericano Contemporáneo, importantes obras surrealistas y buena colección de Arte Europeo.






Artisas argentinos como Gracía Uribiru (quien vivió y pinto varios años en su soñada casa de la Laguna del Sauce), Alicia Carletti, Deira, Roux son parte de la colección permanente y se codean con las buenísimas exposiciones temporarias que incluyen el Grupo Espartaco (hay varias obras de Carpani) y Manuel Pailós entre otros.





Una de las partes mas lindas del museo son sus patios de esculturas y obras de surrealitas te acompañan desde sus pasillos, muchas de Dalí.








En el fondo de un pasillo vemos, gracias a su buena iluminación, esta genialidad de Arman! Artista conceptual del nuevo realismo francés de los '60 junto con el grupo Fluxus. Me quedé con la boca abierta de encontrar uno de sus 'cóleras' acá!. El descompone, rebana instrumentos musicales y los dispone en una composición espacial nueva con otros elementos como cuchillos, tenedores... hay tanto para decir que sería muy largo, vale tanto la pena que si pueden lean algo algo sobre ellos.

En uno de los patios los 'niños' de Robinson nos invitan a quedarnos jugando con ellos. Están hechos de bronce a tamaño real y son tan vívidos que parecen hablar con las otras esculturas.








Un plato fuerte es una sala aparte y refrigerada que guarda pintura europea de pequeño formato del siglo XVII aprox. Muchos eran pintores de fama en su época que hacían obras en pequeña escala para que el público general pueda acceder a ellas. Canaletto y Guardi, dos italianos que pintaban Venecia, se hicieron famosos por pintar pequeños cuadros con todos los detalles y destrezas de los de gran tamaño y vendían a modo de souvenir a los turistas. Ante mi sorpresa encontré obras de ellos y de varios mas muy cotizados hoy.


Este museo es una de esas joyas que valen la pena, con poco marketing pero de gran nivel, todo está impecablemente cuidado.

Los que hicieron este museo creen, como yo, que el arte tiene que estar al alcance para que todo el mundo lo pueda disfrutar. Las artes plásticas no son una cosa bella, linda o bien hecha, son exponentes de vida y pensamiento del hombre, con los mismos planteos en distintas épocas expresadas a 'modo de' y una buena colección te deja sensibilizado y pensando. Una buena muestra es como mínimo de alguna manera movilizante y eso es también fascinante.
Vean arte, cuanto mas vean mas van a entender y apreciar.
Muy buen fin de semana aun con lluvia
Nadine

È